5 CLAVES PARA REDUCIR LA PENSIÓN DE ALIMENTOS.

Por Publicado el enero 26th, 20210 Comentarios

COMPARTE

En el contexto actual de crisis sanitaria provocada por la epidemia de COVID-19, muchas personas han perdido su empleo o están sometidas a un ERTE que reduce sus ingresos mensuales. Esta situación ha provocado que aumenten las solicitudes de modificación de medidas, generalmente para reducir la pensión de alimentos, por aquellos padres o madres divorciados o separados que tienen que abonar la manutención de sus hijos.

El proceso de modificación de medidas para reducir la pensión es de los más frecuentes que nos encontramos en la práctica diaria porque sus causas son muy variadas y frecuentes: Un despido, una bajada de ingresos por una baja laboral prolongada, una incapacidad por accidente o enfermedad; todos ellos pueden provocar la necesidad de recurrir a este tipo de procedimiento judicial.

¿Cómo reducir la pensión de alimentos?

Para variar las medidas y reducir la pensión alimenticia no hay fórmulas exactas ni recetas mágicas. Cada familia tiene su propia problemática que sus abogados deberán estudiar minuciosamente. Hay una gran variedad de supuestos que influyen en el resultado del pleito. Sin embargo, nuestra experiencia sí nos permite apuntar cinco claves que toda persona en esta situación debería tener en cuenta:

1.- Actúa con rapidez e intenta anticiparte al problema. Si estás obligado a pagar una pensión e intuyes que no vas a poder abonarla, no esperes para contactar con un abogado antes de que el problema se haga más grande. Hay que tener en cuenta que el impago de la pensión de alimentos durante dos mensualidades seguidas, o cuatro no consecutivas, puede constituir un delito de abandono de familia. El Código Penal lo castiga con prisión de 3 meses a 1 año, o de multa de 6 a 24 meses. Además, es posible que el progenitor que tenga la custodia, en este caso la parte contraria, nos ejecute las cantidades pendientes. En esos casos podemos sufrir embargos y la condena a pagar las costas del juicio.

2.- No todo descenso de ingresos justifica una rebaja en la pensión de alimentos. Si la disminución es puntual o provisional el juez no va a aceptar la modificación de medidas. Debe tratarse de una situación con cierta permanencia o carácter indefinido. Además, la pensión de alimentos tiene preferencia sobre cualquier gasto, sobre todo de aquellos que no son básicos para subsistir. Es decir, el hecho de que el nivel de vida del pagador haya bajado no fundamenta una disminución automática de los alimentos, sobre todo si puede seguir atendiendo sus necesidades vitales básicas.

3.- La bajada de ingresos no puede ser voluntaria. Si el padre o madre que abona la pensión provoca la situación, por ejemplo con una dimisión voluntaria de la empresa o cualquier otra baja no obligada, no puede pretender que se reduzca la cuantía de la pensión.

4.-La razón para pagar menos deben ser nueva. Este factor es decisivo y en nuestra práctica como abogados nos encontramos con muchas demandas que se desestiman por este motivo. Si el progenitor alega una causa de modificación que ya existía cuando se dictó sentencia no puede estimarse su solicitud. Por ejemplo: Un progenitor que alega que sus ingresos son variables por ser autónomo o trabajar a comisión. Si ya era así cuando se dictó la sentencia que fijó la pensión, no puede escudarse en ello para reducir la pensión de alimentos. En todo caso habrá que analizar en detalle sus ingresos anuales para determinar si existe realmente una disminución.

5.- Tu abogado es más importante que nunca. Acabamos de comprobar que la modificación de la pensión de alimentos es un tema complejo, que depende de muchos factores y que debe ser analizado con mucho cuidado y atención. A menudo requiere dedicar horas a analizar diversa documentación, a hacer números y buscar debilidades en la posición del contrario. Por ello, el papel del abogado como asesor y orientador es vital para el éxito en este tipo de procedimientos. Su pericia y experiencia serán determinantes a la hora de exponer y sustentar los argumentos de los que va a depender el resultado del pleito.

¿TIENES MÁS DUDAS SOBRE ESTE TEMA?

PREGÚNTANOS SIN COMPROMISO

CONSULTA AQUÍ GRATUITAMENTE

Deja un comentario