Delito leve de lesiones

Por Publicado el enero 27th, 20210 Comentarios

COMPARTE

Delitos leves de lesiones.

Una parte considerable de los asuntos que llegan a los despachos de abogados y juzgados son los delitos leves de lesiones. En Vigo, por ejemplo, los juicios por agresiones encabezan el ránking. En su mayoría proceden de riñas y peleas más o menos graves, pues es bastante habitual que ciertas enemistades o diversos conflictos con vecinos, allegados o incluso desconocidos terminen llegando a las manos.

Me han agredido y tengo lesiones. ¿Qué hago?

Dejando aparte los casos de violencia de género y violencia doméstica, al que dedicaremos un espacio propio, si presentas lesiones derivadas de una agresión, desde nuestra experiencia como abogados queremos recordar los siguientes consejos:

  1. Acude inmediatamente a un centro médico. La credibilidad de tu denuncia posterior depende, en gran medida, de la inmediatez en recibir asistencia médica. El motivo es evidente: cuanto más tiempo tardes en ir al centro médico más posibilidades hay de que crean que tus lesiones, sobre todo si son leves, se deban a cualquier otro motivo.Un ejemplo frecuente en la práctica: Hematoma en la cara provocado por un puñetazo o bofetada. Si tardamos una semana en ir al médico es posible que el abogado del denunciado siembre la duda y alegue que en todo ese tiempo pudo haberte ocurrido cualquier otro accidente o golpe fortuito que te hubiese provocado la lesión, y acaben dándole la razón. Esto es muy frecuente cuando no tenemos testigos de los hechos.
  2. Si quieres que la justicia actúe debes denunciar. En este tipo de asuntos la Policía ni el Juzgado actuará de oficio. No esperes que el agresor sea llevado ante la justicia sin tu colaboración. En los delitos leves de lesiones la ley exige que denuncies para iniciar las actuaciones.
  3. Si denuncias, hazlo rápido. Aunque lo primero es recibir una asistencia médica y el parte de lesiones correspondiente, si tardamos en denunciar también puede volverse en nuestra contra. Un escenario muy habitual en los juicios por delito leve cuando la otra parte denuncia antes, es que nuestra denuncia posterior puede interpretarse como una simple represalia o venganza y perder credibilidad.
  4. Relata los hechos con exactitud. Cuenta las cosas tal y como ocurrieron, no intentes exagerar ni quedarte corto. Cuando una persona está diciendo la verdad ante el juez, su cuerpo envía señales que invitan a creer su versión: el tono de voz, la fluidez y otros aspectos no verbales como las muecas, los movimientos de brazos y manos, la mirada, etc. Por el contrario, los que estamos acostumbrados a intervenir en juicios e interrogatorios intuimos cuándo una persona está mintiendo y cómo aprovecharnos de ello haciendo aflorar contradicciones e incoherencias en su contra.
  5. Mantén tu versión en todo momento. Además de relatar exactamente lo que ocurrió, no introduzcas variaciones, ni cambies tu versión en ningún momento. No hay nada que perjudique más en una declaración que las incoherencias, en estos casos el juez intuirá que estás mintiendo, el abogado defensor te pondrá en evidencia y es muy probable que la denuncia acabe archivada de forma irremediable.
  6. Si puedes, contrata un abogado. Si bien es cierto que en los juicios por delito leve, la ley no exige comparecer con abogado, sí es recomendable. Puedes evitar caer en errores frecuentes en la práctica y que generan muchos sinsabores, impotencia y sensación de injusticia. El resto depende de la habilidad de tu abogado. Si no puedes o no quieres contratar uno, el Fiscal actuará ejerciendo la acusación. Sin embargo, pese a ser excelentes profesionales y estar muy preparados, éstos no van a poder preparar el juicio contigo, ni lo van a estudiar en detalle como haría un abogado particular y ese plus puede marcar la diferencia.

¿TIENES MÁS DUDAS SOBRE ESTE TEMA?

PREGÚNTANOS SIN COMPROMISO

CONSULTA AQUÍ GRATUITAMENTE

Deja un comentario